pagina_fiesta_1

Los Moros y Cristianos es una fiesta para rememorar la época de la Reconquista que tiene lugar en distintas ciudades y pueblos españoles del este peninsular, como la Región de Murcia, Castilla-La Mancha y especialmente la Comunidad Valenciana, sobre todo en la provincia de Alicante. También se celebra en algunas localidades de Cataluña, Andalucía y Aragón. Consiste en la conmemoración y organización en unos desfiles en el que los participantes se dividen en dos bandos, moros y cristianos, vestidos de acuerdo a la moda de la época medieval de cada cultura.

Aunque las fiestas de cada localidad tienen sus propias peculiaridades, en líneas generales y sobretodo en las que se realizan en las localidades del Levante (Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Castilla-La Mancha) cada uno de los bandos toma simbólicamente la ciudad un día. Es lo que se denomina entrada cristiana y entrada mora. Se acaba la fiesta con la reconquista de la ciudad por parte de los cristianos. Esto sucede en una batalla final en la que se producen disparos de avancarga como arcabuces, espingardas y trabucos, dependiendo del bando. En esta batalla se toma un castillo artificial montado para la ocasión.

Cada bando está formado por comparsas o filaes. Las comparsas cristianas suelen tener nombres tales como Navarros, Almogàvers o Cruzados. Los moros, por su parte tienen nombres como Magenta o Judíos. Cada año es una de las comparsas moras y cristianas las que aportan un capitán a cada uno de los bandos. También existen otras figuras, como el alférez. Cada comparsa tiene su propio cuartel, donde se realizan las celebraciones.

Los desfiles, principalmente en los sitios de más tradición y localidades más grandes se caracterizan por su espectacularidad, no sólo por los trajes, sino también por la participación de animales montados, como caballos y elefantes o por la gran cantidad de pólvora empleada. Cada año, justo seis meses antes se celebra el mig any (medio año).

La música es unos de los aspectos que también destacan en esta fiesta, sobretodo el famoso pasodoble español Paquito el chocolatero escrito por un compositor de Cocentaina (Alicante), Gustavo Pascual Falcó, y que se ha convertido practicamente en un himno oficioso de esta fiesta. Los más conocidos y declarados de Interés Turístico Internacional son los que se celebran en Alcoy (Alicante), donde el ejército de la Media Luna lucha contra los Cristianos de la Cruz. También son los más antiguos que se celebran de forma oficial, aunque hay testimonios que confirman que ya se celebraban desde el siglo XVI en Caudete (Albacete), un siglo antes que en Alcoy.

De antes de la declaración de Universidad de Ibi en 1578, se debían estar celebrando festejos en la localidad, pero es de 1596, cuando poseemos el primer dato fidedigno, se trata de un acta fechada el 16 de junio, con un acuerdo municipal de celebrar fiestas en honor a “El Salvador”, expresando los gastos de pólvora, presumiblemente con destino a salvas y competición de arcabucería.

Poca documentación poseemos del desarrollo y tipología de todos los festejos que se celebraban, por asimilación a las localidades del entorno, y debido a la gran cantidad de documentos que nos indican el uso de la pólvora a lo largo de los siglos XVI y XVII, así como posteriores testimonios, podemos colegir que, aparte de las funciones religiosas y los juegos tradicionales, existe lo que denominamos “Soldadesca”. Tal acepción alude a la formación de compañías para homenajear al santo Patrón con salvas, “fer la mostra”, siguiendo rituales y evoluciones castrenses, también el desarrollo de ejercicios de tiro, con el precedente de los que se hacían con ballestas en el más temprano medioevo, entre los soldados que habitaban estos terrenos fronterizos. El ganador conseguía algún premio, “la joia”.

El 9 de agosto de 1731, por encargo del conde Amador Ferrando, un seguidor de la causa del archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión, que se encontró conque Ibi abraza la causa contraria a la suya, llega a Ibi la primera imagen de la Virgen de los Desamparados. Probablemente ya existía una notable vocación en la localidad, pero lo cierto es que, a partir de ese momento, Ibi se siente totalmente unido a la nueva advocación y un mes después, le celebra fiestas, ya que coincidían con el 8 de septiembre, una de las Fiestas principales de la Cofradía de la Virgen de los Desamparados.

Siempre ya, celebraría Ibi sus fiestas en esa fecha. A lo largo del siglo XVIII se sucederían una serie de prohibiciones de usar pólvora en acontecimientos festivos o de otra índole. Aunque es verdad que, hasta cierto punto y en un principio, se fueron paliando sus efectos, ya, en 1771, la prohibición de Carlos III es expresa mediante una Real Cédula, la cual deja en silencio los arcabuces de nuestras fiestas locales.

En 1797 se levanta la prohibición. Del documento de petición que los habitantes de Ibi hacen al Rey, a fin de que les otorgue tal gracia, extraemos ya sin lugar a dudas, el tipo de festejos que se venían celebrando en Ibi:

Sus fechas eran el día y octava de la Natividad de la Virgen, es decir del ocho al dieciséis de septiembre, en los que tiene lugar la tradicional Novena, Cada día de esa Novena se celebra uno de los Santos de las calles principales que poseen hornacina, el último día es el que corresponde a la Virgen de los Desamparados.

Se celebran hogueras, rondalla, bailes, cucañas y otros pasatiempos. El documento expresa que desde tiempo inmemorial se forman compañías de tiradores precedidas por un Capitán nombrado por el Ayuntamiento, con el fin de hacer descargas a trechos proporcionados, en las calles y plazas del pueblo.

Al comenzar el siglo XIX, vemos como comienzan a nombrarse dos Capitanes en lugar de uno, lo que podría significar que ya existen dos bandos diferenciados, aunque ningún dato poseemos que avale tal afirmación. La “Soldadesca” se transforma gradualmente, en verdaderas Fiestas de Moros y Cristianos, a lo largo de este siglo. En 1845 se publica la Embajada de Ibi que es la misma que la de Onil, seguramente la original.

Las primeras ediciones de Moros y Cristianos tendrían una muy irregular celebración y, probablemente, tendrán mucho que ver con la “morofobia” que levanta en la población la “Guerra de Marruecos” en la década de los sesenta.

La copia de nuestra Embajada más antigua que conocemos data de 1866, y de 1880 data la construcción de un castillo de madera, alrededor del cual se llevaba a cabo toda la representación.

De 1888 conservamos el primer programa de fiestas que titula: “Grandes Fiestas populares y religiosas que tendrán lugar en la Villa de Ibi”. Al principio de este siglo existen por el bando cristiano las comparsas de Romanos, Garibaldinos y Escoceses, y por el moro, Moros de la Capa y Moros de la Manta.

La inestabilidad en las Fiestas, lleva a que la Asociación de Comparsas de Ibi, se proponga un intento de poner rigor y darle mayor estabilidad, con lo que nace el Reglamento, el cual es aprobado por el Gobernador Civil el 1 de marzo de 1913.

Durante la tercera década de este siglo desaparecen todas las antiguas comparsas, y comienzan a fundarse otras nuevas, las que nos han llegado hasta nuestros días. En 1924 nacen los Argelianos, en 1928 Chumberos y Maseros, en 1930 los Guerreros, y así sucesivamente.

En 1931 se celebra el segundo centenario de la llegada de la Virgen, en un ambiente anticlerical de las autoridades locales, siendo, a pesar de ello, coronada canónicamente, y en el siguiente año, la Virgen es declarada “Patrona Principal y Canónica”, señalando el Rescripto Papal el 9 de septiembre como Fiesta de la Virgen de los Desamparados de Ibi, facultando a los ibenses a llevar cabo su celebración el domingo siguiente a tal fecha.

Tras la contienda civil, las Fiestas se reanudan y ya no sufrirán ninguna interrupción, si exceptuamos la edición de 1968, en la que una empresa de fulminantes causó casi cuarenta muertos en vísperas de Moros y Cristianos, acarreando por ello la suspensión.

La imagen que hoy sale en procesión cada año, no es la original de 1731, puesto que ésta fue quemada en 1936, es otra que fue esculpida por Rafael Alemany al concluir la Guerra Civil y que llegó a Ibi el 3 de septiembre de 1940.

El Castillo actual se inauguró en 1944, construido en los talleres de la empresa Payá Hermanos, y que costó la respetable cifra de 25.500 pesetas.

El relevo de la Alcaldía que se produce en 1961, eleva a tal cargo a Francisco Guillem Gómez. Hasta esa fecha, el primer edil era responsable de las Fiestas locales, pero a partir de ese momento, se crea una delegación, presidida por un concejal, don Rafael Pascual, con el título de comisión de fiestas, que tiene la tarea de organizar todos los festejos locales, dotándose de una estructura ajena al mismo Ayuntamiento para llevarla a cabo.

Las Fiestas, con la expansión de la localidad, viven una época de esplendor inusitado. El 23 de diciembre de 1975, siendo presidente de la comisión de fiestas don Salvador Miró Sanjuán, aprueban en Junta General los estatutos de la nueva asociación autónoma respecto del Ayuntamiento, que recibe el nombre de Comisión de Fiestas de Moros y Cristianos, y que, a partir de ese momento regirá los destinos de la Fiesta local.

En 1981, con motivo del “250 Aniversario de la Llegada de la Virgen y 50 de su Coronación Canónica”, se celebran Fiestas extraordinarias, con un día más de la denominada trilogía, para ser dedicado especialmente a los actos en honor a la Virgen, y un año después, se inaugura el Monumento a la Virgen de los Desamparados y a la Fiesta de Moros y Cristianos, justo en la Plaza de la Iglesia.

En el año 1995 se inaugura el Museo de la Fiesta que recoge los trajes de las distintas comparsas, cargos festeros a lo largo de la historia, así como objetos, ornamentos, documentos, fotografías,etc., con una extensión de más de un siglo. El mismo año se inaugura también lo que denominamos “Casal Fester”, ubicado en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la cesión del Ayuntamiento, así como su financiación, facilitó que la Comisión de Moros y Cristianos se dotase de una de las más hermosas y monumentales sedes del ámbito, su dirección es Plaza de la Iglesia, 1.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 InfoFesta.es la 1º Red Social de Fiestas Tradicionales en la Comunidad Valenciana

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account